Gestionar tu marca es más fácil teniendo un marco de referencia

El marco de referencia está compuesto por una serie de definiciones estratégicas de marca y es el territorio en el que debes mantenerte para que tu marca sea vista como consistente, tanto en sus mensajes directos como en los indirectos.

Igual que eliges un color y lo mantienes, así eliges una promesa, una personalidad y unos valores que guiarán los comportamientos de tu marca y empresa. Usar una marca no es solo tener un logo y firmar con él, es comunicarse acordes al mismo mensaje y comportarse acordes al mismo estilo. Solo la coherencia en esa repetición convence a las personas de que tu marca es de fiar. Piénsalo, si alguien es capaz de repetir siempre lo mismo, sin desviarse del mensaje de base, y nos lo demuestra también con hechos, al final acabamos pensando que ese es realmente su pensamiento auténtico. Lo mismo sucede hacia las marcas.

Esa consistencia en la repetición es relativamente fácil cuando tenemos bien definido el marco de referencia al que atenernos, pero si éste es borroso o lo modificamos cada vez que actuamos, es imposible repetir lo mismo y por tanto es imposible crear confianza en el público.

Así que revísalo ahora, rellena lo que falta, define lo que está borroso, dibuja tu marca sobre papel (lo que viene a ser una estrategia de branding) y empieza a moverte con más foco y eficacia en tu marketing, comunicacion, estrategia y cultura de empresa.

Puntos que deben estar claros en tu marco de referencia:

  • logo, colores, tipografías, recursos gráficos
  • tono de voz y estilo de mensajes
  • personalidad de marca
  • slogan, promesa, diferenciación (propuesta de valor única)
  • valores con los que se mueve la marca
  • cliente ideal al que te diriges y el problema que le resuelves

Ten a la vista estas directrices y chequea que se cumplan cada vez que tomes una decisión estratégica.
Explícalas a tus empleados y colaboradores e impulsa que actúen dentro del mismo marco y propongan acciones acordes.

Acciones que deben ir alineadas con ese marco de referencia:

  • mensajes publicitarios
  • publicaciones en redes sociales
  • presentaciones y discurso de venta
  • estilo de eventos que organizas
  • punto de venta y experiencia de entrega de tu producto/servicio
  • ofertas y promociones
  • atención al cliente y servicio post venta
  • productos y servicios en sí
  • cultura interna (política de empresa, incentivos, jerarquías…)

Si ya tienes una marca definida, el diagnóstico de tu marco actual puede decirte si tus inversiones y esfuerzos están bien aprovechados.

Si sientes que lo que tienes no te está haciendo la función, es el momento de trabajar en ello. Existen herramientas y dinámicas para que lo hagas fácilmente y te sirva a largo plazo. Esto no es necesario hacerlo más que una vez cada 3/5 años según la volatilidad del sector en el que te mueves.

Por último, si tu marca es nueva, te recomiendo que dediques un momento a poner por escrito estos elementos y crear hoy mismo ese marco de referencia que te ahorrará muchísimo tiempo y energías de aquí en adelante.